Los acolchados pretenden defender los cultivos y el suelo de la acción de los agentes atmosféricos, que pueden generar la desecación del suelo, deteriorar la calidad de los frutos, enfríar la tierra y lavar la misma arrastrando los elementos fertilizantes.

Los acolchados se fabrican en láminas tricapa con calibres desde 0.8 milésimas de pulgada hasta 3 milésimas de pulgada, adaptándonos fácilmente a las necesidades del cliente. Se producen en uno y/o dos colores (blanco-negro, plata-negro entre otros), influyendo sobre:

Al igual podemos utilizarlos en diversos cultivos: hortalizas (tomate, pimiento, berenjena), plantaciones industriales (algodón, tabaco, caña de azucar), plantaciones frutales (piña, maracuyá, papaya, melón, fresa, sandía) y en cultivos ornamentales como la rosa.